Muerte de Enrique II en el torneo

Muerte de Enrique II en el torneo


Enrique II

Podría decirse que uno de los reyes más eficaces en llevar la corona inglesa y el primero de la gran dinastía Plantagenet, el futuro Enrique II nació en Le Mans, Anjou, el 5 de marzo de 1133. Era hijo de esa pareja mal emparejada. Geoffrey Plantagenet, Conde de Anjou y Matilda, (conocida como la Emperatriz, desde su primer matrimonio con el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico) la hija de Enrique I de Inglaterra.

Geoffrey, conde de Anjou

Los padres de Henry nunca se cuidaron el uno al otro, la suya fue una unión de conveniencia. Enrique I eligió a Geoffrey para engendrar a sus nietos porque sus tierras estaban estratégicamente ubicadas en las fronteras normandas y necesitaba el apoyo del padre de Geoffrey, su antiguo enemigo, Fulco de Anjou. En consecuencia, obligó a su hija, muy reacia, a casarse con Geoffrey, de quince años. La pareja no se agradaba desde el principio de su unión y ninguno tenía la naturaleza de fingir lo contrario, por lo que la escena estaba preparada para un matrimonio extremadamente tormentoso. Sin embargo, finalmente fueron convencidos por el formidable Enrique I para que cumplieran con su deber y engendraran un heredero en Inglaterra. Tuvieron tres hijos, Henry era el mayor de ellos y siempre el favorito de su adorada madre.

Cuando el joven Enrique tenía unos pocos meses, su encantado abuelo, Enrique I, cruzó el canal desde Inglaterra para ver a su nuevo heredero y se dice que meció al niño sobre sus rodillas. Iba a encariñarse mucho con su nuevo nieto, se decía que el viejo guerrero pasaba mucho tiempo jugando con el joven Henry.

El apodo de Geoffrey, el padre de Henry, se derivaba de una ramita de flor, o Planta Genista, que le gustaba lucir en su casco. Así se acuñó el apellido de una de las mayores dinastías de Inglaterra, que gobernó el país durante el resto de la era medieval, aunque Plantagenet no fue adoptado como apellido hasta mediados del siglo XV. Henry fue una vasta herencia, de su padre, recibió los condados de Anjou y Maine, el ducado de Normandía y su derecho al Reino de Inglaterra. Enrique se casó con la legendaria heredera, Leonor de Aquitania, que añadió Aquitania y Poitou a sus dominios. Luego poseía más tierras en Francia que el propio rey francés.

Reinado

A la muerte del rey Esteban en 1154, Enrique llegó al trono inglés a la edad de 21 años siguiendo los términos del Tratado de Wallingford. Aterrizó en Inglaterra el 8 de diciembre de 1154 y juró lealtad a los barones, tras lo cual fue coronado en la Abadía de Westminster junto a su esposa Leonor de Aquitania el 19 de diciembre.

Enrique II, un hombre bajo pero de complexión fuerte, de apariencia leonina, poseía una energía dinámica y un temperamento formidable. Tenía el pelo rojo de los Plantagenet, ojos grises que se inyectaban en sangre por la ira y una cara redonda y pecosa. Descrito por Pedro de Blois como: -

"El señor rey ha sido pelirrojo hasta ahora, salvo que la vejez y las canas han alterado un poco ese color. Su estatura es mediana, por lo que ni parece grande entre los pequeños, ni tampoco parece pequeño entre los grandes. Su cabeza es esférica. Sus ojos son llenos, sin malicia, y como palomas cuando está en paz, relucen como fuego cuando se enciende su temperamento, y en estallidos de pasión brillan como relámpagos. no corre peligro de quedarse calvo, pero tiene la cabeza muy rapada. Tiene un rostro ancho, cuadrado y parecido a un león. Piernas curvas, espinillas de jinete, pecho ancho y brazos de boxeador, todo lo anuncia como un hombre fuerte, ágil. y audaz. Nunca se sienta, a menos que esté montando a caballo o comiendo. En un solo día, si es necesario, puede correr a través de cuatro o cinco marchas y, frustrando así los complots de sus enemigos, frecuentemente se burla de sus complots con sorpresas llegadas repentinas . Siempre están en sus manos arco, espada, lanza y flecha, a menos que esté en consejo o en libros ".

Pasó tanto tiempo en la silla de montar que sus piernas se arquearon. Se informó que la voz de Henry era áspera y quebrada, no le gustaba la ropa magnífica y nunca se quedaba quieto. El nuevo rey era inteligente y había adquirido un inmenso conocimiento tanto de idiomas como de leyes.

Efigie de Leonor de Aqiutaine en Fontevraud

Leonor de Aqiutaine

Leonor de Aquitania, esposa de Enrique, era hija de Guillermo X, duque de Aquitania y Aenor de Chatellerault. Anteriormente había sido esposa de Luis VII, rey de Francia, quien se había divorciado de ella antes de casarse con Enrique. Se rumoreaba que la pareja había sido amantes antes de su divorcio, ya que, según los informes, también había sido la amante del padre de Henry, Geoffrey. (Desafortunadamente, no se ha registrado la formidable reacción de Matilda a este evento).

Eleanor era once años mayor que Henry, pero en los primeros días de su matrimonio eso no parecía importar. Ambos eran personajes fuertes, acostumbrados a salirse con la suya, el resultado de dos temperamentos tan dispares fue una unión extremadamente tempestuosa. Bella, inteligente, culta y poderosa, Eleanor era una mujer extraordinaria. Una de las grandes personalidades femeninas de su época, había sido celebrada e idolatrada en las canciones de los trovadores de su Aquitania natal.

Henry estaba poseído por el temible temperamento angevino, aparentemente un rasgo familiar dominante. En su notorio furor incontrolable, se acostaba en el suelo y masticaba los juncos y nunca tardaba en enojarse. La leyenda se aferraba a la Casa de Anjou, una de ellas decía que descendían de nada menos que el mismo Satanás. Se relató que Melusine, la hija de Satanás, era el antepasado demoníaco de los Angevin. Su esposo, el Conde de Anjou, estaba perplejo cuando Melusine siempre dejaba la iglesia antes de escuchar la misa. Después de reflexionar sobre el asunto, hizo que sus caballeros la restringieran a la fuerza mientras se realizaba el servicio. Según los informes, Melusine se soltó de su agarre y voló por el techo, llevándose a dos de los hijos de la pareja con ella y nunca más se la volvió a ver.

Henry y Eleanor tuvieron una gran prole de hijos. Lamentablemente, su primogénito, William (n. 1153) creó el Conde de Poitiers, el título tradicional de los herederos de los duques de Aquitania, que murieron a la edad de 2 años en el castillo de Wallingford. Fue enterrado a los pies de su bisabuelo, Henry I.

Como su abuelo antes que él, Henry era un hombre de fuertes pasiones y un adúltero en serie. Cuando Henry presentó a su hijo ilegítimo, Geoffrey, a la guardería real, Eleanor estaba furiosa, Geoffrey había nacido en los primeros días de su matrimonio, el resultado de un coqueteo con Hikenai, una prostituta. Eleanor se sintió profundamente insultada y la brecha entre la pareja creció constantemente con el tiempo hasta convertirse en un abismo enorme.

Al heredar la corona de Inglaterra, el joven Henry Plantagenet, con entusiasmo y con la energía característica, se dedicó a restaurar la ley y el orden en su nuevo reino. Todos los castillos ilegales erigidos durante el reinado anárquico del rey Esteban fueron demolidos. Fue un administrador incansable y aclaró y reformó todo el sistema judicial inglés.

Enrique II y Thomas à Becket

Las disputas de Henry con Thomas Becket han ensombrecido su reinado. Hijo de un rico comerciante londinense de origen normando, Becket fue nombrado canciller. Becket era al principio mundano y, a diferencia del rey, vestía extravagantemente. Se cuenta una historia que, mientras viajaban juntos por Londres en un frío día de invierno, Henry vio a un pobre temblando en sus harapos. Le preguntó a Thomas si no sería caritativo que alguien le diera una capa al hombre, Becket estuvo de acuerdo en que sí. Henry agarró riendo la cara capa de piel de Thomas. Siguió una lucha indecorosa en la que el rey intentó arrebatarle la capa a Becket. Finalmente, con éxito y muy divertido por la reacción de Thomas, se lo arrojó al mendigo.

Becket fue enviado en misión a la corte de Francia para negociar un matrimonio entre Henry y el hijo mayor sobreviviente de Leonor, conocido como Young Henry y Margaret, la hija del rey de Francia por su segundo matrimonio. Esto lo llevó a cabo con aplomo, viajando con un gran séquito, su estilo fastuoso dejó una vívida impresión en los franceses.

A la muerte de Theobald, arzobispo de Canterbury en 1162, Enrique II decidió nombrar a Thomas Becket para el cargo. Supuso que Thomas sería un arzobispo amable a través del cual podría obtener el control del sistema legal de la iglesia. Becket, sin embargo, no estaba dispuesto a complacer y en su nombramiento renunció a la Cancillería. Henry se puso furioso. Becket, sin inmutarse, entró en un desacuerdo con el rey con respecto a los derechos de la iglesia y el estado cuando impidió que un clérigo declarado culpable de violación y asesinato recibiera castigo en el tribunal laico.

Se celebró un concilio en Westminster en octubre de 1163, Becket no era un hombre para transigir, sin embargo, tampoco lo era Henry. Finalmente, Becket acordó adherirse a las 'antiguas costumbres del reino'. Resistente a ganar en el asunto, Henry procedió a definir claramente esas antiguas costumbres en un documento al que se hace referencia como las Constituciones de Clarendon. Becket finalmente retrocedió, pero su pelea continuó y se volvió más amarga, culminando con Beckett huyendo del país.

Enrique II y Thomas Becket en vidrieras de la Catedral de Chester

Cuatro años más tarde, Henry estaba ansioso por que su hijo mayor, el joven Henry, fuera coronado en su propia vida para evitar una sucesión en disputa, como ocurrió después de la muerte de su abuelo, Henry I. En enero de 1169, Henry y Becket se volvieron a encontrar. en una conferencia en Momtmirail en Normandía, que estalló en disputas entre la pareja, con el inamovible Becket excomulgando airadamente a algunos de los seguidores de Henry. Irritado por tal comportamiento y negándose a ser frustrado, Henry hizo que el arzobispo de York llevara a cabo la coronación de su hijo para insultar aún más a Thomas. En una reunión resultante, finalmente se llegó a un compromiso y Thomas regresó a Inglaterra.

Surgieron nuevamente disputas entre ellos sobre temas similares y Henry, exasperado y enfurecido por la intransigencia de Becket, (que coincidía con la suya) pronunció esas últimas y fatales palabras: "¿Nadie me librará de este turbulento sacerdote?". Cuatro caballeros, creyendo su palabra, se dirigieron a Inglaterra. Cabalgaron hasta Canterbury donde se enfrentaron al arzobispo en la catedral llamándolo traidor, intentaron sacarlo a rastras del edificio. Tomás se negó a irse e invitando al martirio, se declaró "No traidor, sino sacerdote de Dios". Cuando uno de los caballeros lo golpeó en la cabeza con su espada, los demás se unieron y Thomas cayó al suelo de la Catedral habiendo sufrido heridas mortales en la cabeza.

Europa estaba alborotada por el escándalo, la furia de Henry se transformó en dolor. Inglaterra cayó bajo la amenaza de una excomunión. Para capear la tormenta, el rey hizo penitencia pública por su participación en el asunto y entró descalzo en la catedral de Canterbury, donde permitió que los monjes lo azotaran como señal de contrita penitencia.

La rebelión de los hijos de Enrique

Henry se enfrentó a una nueva amenaza, esta vez proveniente de su propia familia disfuncional, en la forma de su reina descontenta, Leonor y sus hijos rebeldes. Enrique, el Joven Rey, "Un joven inquieto nacido para la ruina de muchos", estaba descontento, poseía grandes títulos pero no un poder real. Cuando Enrique II trató de negociar un matrimonio para su hijo menor, John, el futuro suegro pidió que le dieran a John algunas propiedades. El rey respondió concediendo a Juan tres castillos en Anjou. El joven Enrique se opuso de inmediato y exigió que Inglaterra, Normandía o Anjou gobernaran por derecho propio y huyó a la corte francesa. Encabezado por su suegro, el rey de Francia, que tenía su propia hacha que afilar, el joven Enrique se rebeló contra su padre. Se le unieron en la corte de Francia sus igualmente turbulentos hermanos, Ricardo, duque de Aquitania y Geoffrey, duque de Bretaña desde su matrimonio con la heredera Constanza de Bretaña.

La relación de Henry con su esposa se había deteriorado después del nacimiento de su último hijo, John. Eleanor, doce años mayor que Henry, ahora era decididamente de mediana edad. Se sintió gravemente insultada por el largo romance de Henry con la hermosa Rosamund Clifford, la madre de dos de sus hijos ilegítimos, a quienes se decía que amaba de verdad. Eleanor fue capturada intentando unirse a sus hijos en Francia vestida de hombre. Fue encarcelada por su marido durante diez largos años. Normandía fue atacada, pero el rey francés se retiró y Enrique pudo hacer las paces con su rebelde prole de hijos.

El Imperio Angevino

Surgieron más disputas entre el joven Henry y su igualmente feroz hermano, Richard. El Joven Rey se opuso a un castillo que Richard había construido en lo que decía ser su territorio. Henry, con la ayuda de su hermano Geoffrey, intentó someter a Richard y el asunto proporcionó una excusa más para rebelarse contra su padre. Richard se alió con su padre. El Joven Rey comenzó a devastar Aquitania.

La muerte de Enrique, 'el joven rey'

El Joven Rey saqueó el rico santuario de Rocamadour, tras lo cual cayó gravemente enfermo. Cuando supo que la muerte era inevitable, pidió a sus seguidores que lo tumbaran en un lecho de cenizas esparcidas por el suelo en señal de arrepentimiento y le suplicó a su padre que lo perdonara y lo visitara. El rey, sospechando una trampa, se negó a visitar a su hijo, pero envió un anillo de zafiro, una vez propiedad de su abuelo Enrique I, al joven Enrique como señal de su perdón. Unos días después, el Joven Rey había muerto, Enrique y Leonor lamentaron sinceramente la pérdida de su hijo descarriado.

Henry planeaba volver a dividir el Imperio Angevino, entregando Anjou, Maine, Normandía e Inglaterra a Richard y pidiéndole que le entregara la provincia de Aquitania de su madre a John. En la mejor tradición de Plantagenet, Richard, indignado, se negó rotundamente a hacerlo. John y Geoffrey fueron enviados a Aquitania para arrebatarle la provincia a su hermano por la fuerza, pero no fueron rival para él. El rey luego ordenó que todos sus turbulentos hijos fueran a Inglaterra. Richard y Geoffrey ahora se detestaban profundamente y las discusiones, como siempre, prevalecieron entre la familia. Geoffrey, un joven traicionero y poco confiable, fue asesinado en un torneo de París en 1186.

La muerte de Enrique II

Phillip Augustus de Francia estaba ansioso por jugar con las divisiones en la familia Plantagenet para promover sus propios fines de aumentar el poder de la corona francesa al recuperar las tierras de Plantagenet. Sembró más semillas de desconfianza al sugerirle a Ricardo que Enrique II deseaba desheredarlo a favor de su conocido favorito, Juan. Richard, que ahora desconfiaba totalmente de su padre, exigió el pleno reconocimiento de su posición como heredero del Imperio Angevino. Henry se negó altivamente a obedecer. Una mayor rebelión fue el resultado inevitable.

Castillo de Chinon

El anciano rey comenzó a sentir el peso de sus años y se enfermó mientras estaba en Le Mans. Richard creía que estaba creando retrasos. Él y su aliado Phillip atacaron la ciudad, Henry ordenó que se incendiaran los suburbios del sur de Le Mans para impedir su avance, pero debió parecer como si los propios elementos también hubieran conspirado contra él cuando el viento cambió, extendiendo el fuego. y prendiendo fuego a su amado lugar de nacimiento. Henry, muy agraviado, se vio obligado a huir antes que su hijo. Deteniéndose en la cima de una colina para ver el fuego, con orgullo herido, se enfureció contra Dios en un arrebato de pasión y furia Plantagenet y en su inmensa amargura, le negó frenéticamente su alma.

Se organizó una conferencia entre las partes en conflicto, cerca de Tours, en la que el rey Enrique se vio obligado de manera humillante a aceptar todos los términos de Ricardo. Felipe de Francia, sorprendido por la apariencia demacrada del rey, le ofreció su capa para que pudiera sentarse en el suelo. Con un destello de su antiguo espíritu, Henry rechazó con orgullo la oferta. Obligado a darle a su hijo el beso de la paz, Henry le susurró al oído: "Dios me conceda que no muera hasta que me haya vengado de ti". La única petición de Henry era que se le proporcionara una lista de los que se habían rebelado contra él.

Efigie de Enrique II en Fontevraud

Gravemente enfermo, el león enfermo se retiró a Chinon para lamer sus heridas. Llegó la lista solicitada, el primer nombre que figuraba era el de su amado John, el hijo en el que había confiado y por el que había luchado lo había abandonado para unirse a los vencedores.

Totalmente destrozado, no deseaba oír más. El fiel William Marshall y su hijo ilegítimo Geoffrey Plantagenet permanecieron a su lado hasta el final. "Tú eres mi verdadero hijo", le dijo a Geoffrey con amargura, "los otros, son unos bastardos" A medida que su condición continuaba deteriorándose, se le escuchó decir "ahora deja que todo salga como quiera, ya no me preocupo por mí ni por nada. más en este mundo ".

Sufriendo de una úlcera perforada, se demoró semiconsciente, respirando por última vez el 6 de julio de 1189. Sus últimas palabras fueron "Vergüenza, vergüenza para un Rey conquistado". El rey Enrique II, derrotado, por fin, volvió el rostro hacia la pared y murió. Fue sucedido por su hijo mayor sobreviviente, Richard I

El cuerpo del rey fue colocado en la capilla del castillo de Chinon, donde sus sirvientes despojaron del cadáver. William Marshall y Geoffrey encontraron una corona, un cetro y un anillo, que probablemente fueron tomados de una estatua religiosa. Luego fue llevado a la Abadía de Fontevraud, ubicada en el pueblo de Fontevraud-l'Abbaye, cerca de Chinon, en Anjou para su entierro.

El nuevo rey Ricardo I fue convocado por William Marshall y miró el cadáver de su padre sin emoción. Después de permanecer en estado, el cuerpo del gran Enrique II fue enterrado, según sus deseos, en la abadía de Fontevrault, que se convertiría en el mausoleo de los reyes angevinos.

La ascendencia de Enrique II

Padre: Geoffrey Plantagenet, Conde de Anjou

Abuelo paterno: Fulk V de Anjou Fulk IV, Conde de Anjou

Bisabuela paterna: Bertrade de Montfort

Abuela paterna: Ermengarde, condesa de Maine

Bisabuelo paterno: Elias I, Conde de Maine

Bisabuela paterna: Mathilda de Château-du-Loire

Abuelo materno: Rey Enrique I de Inglaterra

Bisabuela materna: Matilde de Flandes

Abuela materna: Edith de Escocia

Bisabuelo materno: Malcolm II, rey de Escocia

Bisabuela materna: St. Margaret

Los hijos y nietos de Enrique II y Leonor de Aquitania

(1) El príncipe William, conde de Poiters 1153-56 murió en la infancia

(2) Henry, 'el joven rey' 1155-83 m. Margarita de Francia.

Problema: - (i) William b. & D. 1177

(3) Matilde de Inglaterra 1156-1189 m. Enrique el León, duque de Sajonia.

(i) Matilde de Sajonia 1172-1216 m. Geoffrey III, conde de Perche

(ii) Enrique I, Conde Palatino del Rin 1173-1227

(iv) OTTO EL GRAN Y SANTO EMPERADOR ROMANO 1175-1219

(v) Guillermo, duque de Luneberg 1184-1213

(4) RICHARD I 'el Corazón de León' 1157-99 m. Berengaria de Navarra.

(5) Godofredo, duque de Bretaña 1158-86 m. Constanza de Bretaña.

(i) Leonor de Bretaña 1184-1241

(ii) Matilde de Bretaña 1185-1189

(iii) Arturo, duque de Bretaña 1187-1203

(6) Leonor de Inglaterra 1161-1214 m. ALFONSO VIII DE CASTILLA.

(i) BERENGARIA, REINA DE CASTILLA 1180-1214

(ii) Sancho de Castilla b. & D. 1181

(iii) Sancho de Castilla 1182-84

(iv) Matilde de Castilla 1183? -1204

(v) Urraca de Castilla 1186-1220 m. ALPHONSO II DE PORTUGAL

(vi) Blanca de Castilla m. LOUIS VIII DE FRANCIA

(vii) Fernando de Castilla 1189-1216

(viii) ¿Constanza de Castilla b 1196?

(ix) Leonor de Castilla 1200-44 m. JAMES I DE ARAGON

(x) Constanza de Castilla 1203? -43

(xi) ENRIQUE I DE CASTILLA 1204-1217

(7) Juana de Inglaterra 1165-99 m. (1) WILLIAM II DE SICILIA (2) Raymond VI de Toulouse

(i) Raymond VII de Toulouse

(ii) Ricardo de Toulouse b. & D. 1199

(8) REY JUAN 1167-1217 m. (1) Isabel de Gloucester (2) Isabel de

(i) HENRY III 1207-72 m. Leonor de Provenza

(ii) Richard, Conde de Cornualles 1209-72 m. (1) Isabella Marshall (2) Sanchia de Provenza

(iii) Juana de Inglaterra 1210-38 m. ALEJANDRO II, REY DE ESCOCES

(iv) Isabel de Inglaterra 1214-41 m. FREDERICK II SANTO EMPERADOR ROMANO

(v) Leonor de Inglaterra n. 1215 m. (1) William Marshall (2) Simon de Montfort, conde de Leicester


Características personales

Castillo de Dover, con el torreón de Enrique II © Sobre todo, fue implacable en la búsqueda de sus derechos. Manipularía los tribunales, explotaría cualquier laguna jurídica e incluso rompería su palabra para recuperar y defender sus antiguos derechos tal como los veía. Su política fundamental fue restablecer "todas las costumbres legítimas que se tenían en la época del rey Enrique mi abuelo, revocando todas las malas costumbres que han surgido allí desde este día". Para Enrique, todo lo demás estaba en segundo lugar, y su interpretación de estas costumbres era a menudo más rigurosa de lo que realmente había sido en los días de Enrique I. Este regía todas sus acciones: su política exterior, su política religiosa, su política económica y jurídica e incluso su vida personal en ocasiones con consecuencias desastrosas.

En su vida personal, su intensa intimidad parece haber alejado a los más cercanos a él.

En su vida personal, su intensa intimidad parece haber alejado a los más cercanos a él. Las traiciones percibidas de Becket primero y luego de Eleanor (quienes solo actuaban en interés de sus propios cargos personales) parecen haberlo lastimado profundamente, pero las traiciones más hirientes fueron las de sus hijos. Sin embargo, estas mismas traiciones fueron una consecuencia natural de su obsesión por sus derechos: no logró que sus hijos confiaran en él porque nunca los incluyó por completo.

Apasionado, codicioso, autoritario, Henry comenzó su reinado con la arrogancia decidida de un joven y terminó con el cinismo de un viejo y astuto avaro. Mantuvo unido su reino por la fuerza de su personalidad, pero esa era su mayor debilidad y su mayor fortaleza.


Reinado

Su carrera se puede considerar en tres aspectos: la defensa y ampliación de sus dominios, la implicación en dos prolongados y desastrosos pleitos personales, y sus duraderas reformas administrativas y judiciales.

Sus territorios a menudo se denominan Imperio Angevino. Este es un nombre inapropiado, ya que la soberanía de Henry se basaba en varios títulos y no existía un vínculo institucional o legal entre las diferentes regiones. Algunos, de hecho, estaban bajo el señorío feudal del rey de Francia. Mediante la conquista, la diplomacia y los matrimonios de dos de sus hijos, obtuvo la posesión reconocida de lo que hoy es el oeste de Francia, desde la parte más septentrional de Normandía hasta los Pirineos, cerca de Carcassonne. Durante su reinado, los matrimonios dinásticos de tres hijas le dieron influencia política en Alemania, Castilla y Sicilia. Sus dominios continentales lo pusieron en contacto con Luis VII de Francia, el emperador alemán Federico I (Barbarroja) y, durante gran parte del reinado, el papa Alejandro III. Con Louis, la relación era ambigua. Henry se había llevado a la ex esposa de Louis y su rica herencia. Posteriormente adquirió el Vexin en Normandía mediante el matrimonio prematuro de su hijo Enrique con la hija de Luis, y durante gran parte de su reinado intentó vencer o burlar al rey francés, quien, por su parte, dio refugio y consuelo al enemigo de Enrique, Thomas. Becket, el arzobispo de Canterbury. La enemistad con Luis implicó relaciones amistosas con Alemania, donde Enrique fue ayudado por el primer matrimonio de su madre con el emperador Enrique V pero obstaculizado por el mantenimiento de un antipapa por parte de Federico, el resultado de una elección papal en disputa en 1159. Luis apoyó a Alejandro III, cuyo caso era fuerte, y Enrique se convirtió en árbitro de la opinión europea. Aunque reconoció a Alexander, continuó durante la controversia de Becket amenazando con transferir la lealtad al antipapa de Frederick, impidiendo así la libertad de acción de Alexander.

A principios de su reinado, Enrique obtuvo de Malcolm IV de Escocia el homenaje y la restauración de Northumberland, Cumberland y Westmorland, y más tarde en el reinado (1174) se exigió homenaje a Guillermo el León, hermano y sucesor de Malcolm. En 1157 Enrique invadió Gales y recibió homenaje, aunque sin conquista. En Irlanda, supuestamente otorgada por el papa Adriano IV, Enrique permitió que una expedición de barones de Gales del Sur estableciera la supremacía anglo-normanda en Leinster (1169), que el propio rey extendió en 1171.

Sin embargo, sus notables logros se vieron perjudicados por el estrés causado por una disputa con Becket y por las discordias en su propia familia.

La disputa con Becket, el exitoso y confiable canciller de Henry (1154-1162), estalló poco después de la elección de Becket al arzobispado de Canterbury (mayo de 1162). Condujo a una ruptura total de relaciones y al exilio voluntario del arzobispo. Además de perturbar la vida pública de la iglesia, esta situación involucró a Enrique con Luis VII y Alejandro III y, aunque aparentemente hizo poco para obstaculizar las actividades de Enrique, el tiempo y el servicio dedicados a las negociaciones y las embajadas fue considerable, y el trágico desenlace del asesinato de Becket. le ganó a Henry una gran cantidad de oprobio dañino.

Más peligrosas fueron las disputas domésticas, que frustraron los planes de Henry e incluso pusieron en peligro su vida y que finalmente lo hundieron en el dolor y la vergüenza.

A lo largo de su vida adulta, la moralidad sexual de Henry fue laxa, pero sus relaciones con Eleanor, 11 años mayor que él, fueron durante mucho tiempo tolerablemente armoniosas y, entre 1153 y 1167, ella le dio ocho hijos. De estos, los cuatro hijos que sobrevivieron a la infancia (Henry, Geoffrey, Richard y John) le devolvieron su afecto genuino con resentimiento hacia su padre y discordia entre ellos. Ninguno estuvo exento de culpa, pero la causa de las disputas fue principalmente la política de Enrique de dividir sus dominios entre sus hijos mientras se reservaba la autoridad real para sí mismo. En 1170 coronó a su hijo mayor, Enrique, como corregente consigo mismo, pero de hecho el joven rey no tenía poderes y estaba resentido por su nulidad, y en 1173 se opuso a la propuesta de su padre de encontrar territorios para el favorecido Juan (Lackland) en el expensas de Geoffrey. Richard se unió a la protesta de los demás y fue apoyado por Eleanor. Hubo una revuelta general del baronage en Inglaterra y Normandía, apoyada por Luis VII en Francia y Guillermo el León en Escocia. El prestigio de Henry estaba en su punto más bajo después del asesinato de Becket y los recientes impuestos, pero reaccionó enérgicamente, resolvió los asuntos en Normandía y Bretaña y cruzó a Inglaterra, donde la lucha había continuado durante un año. El 12 de julio de 1174 hizo penitencia pública en Canterbury. Al día siguiente, el rey de Escocia fue capturado en Alnwick, y tres semanas después, Enrique había reprimido la rebelión en Inglaterra. Sus hijos fueron perdonados, pero Leonor se mantuvo bajo custodia hasta que murió su esposo.

Una segunda rebelión estalló en 1181 con una disputa entre sus hijos Enrique y Ricardo por el gobierno de Aquitania, pero el joven Enrique murió en 1183. En 1184 Ricardo se peleó con Juan, a quien se le había ordenado que le quitara Aquitania de las manos. Las cosas se suavizaron con la muerte de Geoffrey (1186), pero el intento del rey de encontrar una herencia para Juan llevó a una coalición en su contra de Ricardo y el joven Felipe II Augusto, que había sucedido a su padre, Luis VII, como rey de Francia. . Enrique fue derrotado y obligado a ceder, y la noticia de que Juan también se había unido a sus enemigos aceleró la muerte del rey cerca de Tours en 1189.

En notable contraste con el patrón accidentado de las guerras y planes de Henry, su gobierno de Inglaterra muestra una cuidadosa y exitosa adaptación de los medios a un solo fin: el control de un reino servido por la mejor administración de Europa. Este éxito fue oscurecido para los contemporáneos e historiadores posteriores por el interés variado y a menudo dramático de los eventos políticos y personales, y no hasta el siglo XIX, cuando comenzó el estudio de los registros públicos y cuando el jurista británico Frederic William Maitland iluminó la historia jurídica. y sus seguidores, ¿apareció el genio administrativo de Enrique y sus sirvientes en su verdadera luz?

Al comienzo de su reinado, Enrique encontró a Inglaterra en desorden, con la autoridad real arruinada por la guerra civil y la violencia de los magnates feudales. Su primera tarea fue aplastar a los elementos rebeldes y restaurar un gobierno firme, utilizando las instituciones de gobierno existentes, con las que la monarquía anglo-normanda estaba bien provista. Entre ellos se encontraba el consejo de barones del rey, con su grupo interno de ministros que eran a la vez jueces y contables y que ocupaban el puesto de Hacienda, en el que los impuestos y las cuotas de los condados eran pagados por el representante local del rey, el sheriff (comarca). juez local). El consejo estaba formado por un grupo de hombres excepcionalmente capaces: algunos de ellos eran grandes barones, como Richard de Lucy y Robert de Beaumont, conde de Leicester, otros incluían funcionarios públicos, como Nigel, obispo de Ely, Richard Fitzneale y su hijo, Ricardo de Ilchester. Henry tomó un interés personal en la técnica del Exchequer, que fue descrita extensamente para la posteridad en el célebre Dialogus de scaccario, cuya composición le pareció a Maitland "una de las cosas más maravillosas del maravilloso reinado de Enrique". No se puede saber hasta qué punto estos servidores reales fueron responsables de las innovaciones del reinado, aunque el desarrollo en la práctica continuó de manera constante, incluso durante las largas ausencias del rey en el extranjero.

En los primeros meses del reinado, el rey, valiéndose de su enérgico y versátil canciller Becket, derrotó a los recalcitrantes barones y sus castillos y comenzó a restaurar el orden en el país y en las diversas formas de justicia. Fue así que, unos años más tarde, entró en conflicto con los obispos, entonces dirigidos por Becket, sobre el supuesto derecho de los clérigos a ser juzgados por un delito por un tribunal eclesiástico. Como resultado de esto fue la célebre colección de decretos - las Constituciones de Clarendon (1164) - que profesaban reafirmar los derechos ancestrales del Rey sobre la iglesia en asuntos tales como inmunidad clerical, nombramiento de obispos, custodia de las sedes vacantes, excomunión, y llama a Roma. El Arzobispo, luego de un cumplimiento inicial, se negó a aceptarlos, y fueron durante toda la polémica un bloque para llegar a un acuerdo. La disputa tocó lo que sería la principal preocupación del Rey: el sistema judicial del país.

La Inglaterra anglosajona tenía dos tribunales de justicia: el de los cien, una división del condado, para delitos menores, y el del condado, presidido por el sheriff. El régimen feudal introducido por los normandos añadió cortes del señorío y del honor (un complejo de propiedades). Sobre todo estaba el derecho del Rey a establecer tribunales para las alegaciones importantes y a escuchar, ya sea en persona o por medio de sus ministros, cualquier apelación. El arresto era una responsabilidad local, por lo general severa con un crimen flagrante. Una duda de la culpa se resolvió mediante la prueba de la batalla, los acusados ​​en la comarca se sometieron a pruebas para revelar el juicio de Dios. Se habían producido dos acontecimientos desde la época de Guillermo el Conquistador: la misión ocasional de jueces reales en los condados y el uso ocasional de un jurado de notables locales como buscadores de hechos en los casos de tenencia de la tierra.

Henry’s first comprehensive program was the Assize of Clarendon (1166), in which the procedure of criminal justice was established 12 “lawful” men of every hundred, and four of every village, acting as a “ jury of presentment,” were bound to declare on oath whether any local man was a robber or murderer. Trial of those accused was reserved to the King’s justices, and prisons for those awaiting trial were to be erected at the King’s expense. This provided a system of criminal investigation for the whole country, with a reasonable verdict probable because the firm accusation of the jury entailed exile even if the ordeal acquitted the accused. In feudal courts the trial by battle could be avoided by the establishment of a concord, or fine. This system presupposed regular visits by the King’s justices on circuit (or, in the technical phrase, “on eyre”), and these tours became part of the administration of the country. The justices formed three groups: one on tour, one “on the bench” at Westminster, and one with the King when the court was out of London. Those at Westminster dealt with private pleas and cases sent up from the justices on eyre.

Equally effective were the “ possessory assizes.” In the feudal world, especially in times of turmoil, violent ejections and usurpations were common, with consequent vendettas and violence. Pleas brought to feudal courts could be delayed or altogether frustrated. As a remedy Henry established the possessory writ, an order from the Exchequer, directing the sheriff to convene a sworn local jury at petty assize to establish the fact of dispossession, whereupon the sheriff had to reinstate the defendant pending a subsequent trial at the grand assize to establish the rights of the case. This was the writ of Novel Disseisin (i.e., recent dispossession). This writ was returnable if the sheriff failed to achieve reinstatement, he had to summon the defendant to appear before the King’s justices and himself be present with the writ. A similar writ of Mort d’Ancestor decided whether the ancestor of a plaintiff had in fact possessed the estate, whereas that of Darrein Presentment (i.e., last presentation) decided who in fact had last presented a parson to a particular benefice. All these writs gave rapid and clear verdicts subject to later revision. The fees enriched the treasury, and recourse to the courts both extended the King’s control and discouraged irregular self-help. Two other practices developed by Henry became permanent. One was scutage, the commutation of military service for a money payment the other was the obligation, put on all free men with a property qualification by the Assize of Arms (1181), to possess arms suitable to their station.

The ministers who engaged upon these reforms took a fully professional interest in the business they handled, as may be seen in Fitzneale’s writing on the Exchequer and that of the chief justiciar, Ranulf de Glanville, on the laws of England and many of the expedients adopted by the King may have been suggested by them. In any case, the long-term results were very great. By the multiplication of a class of experts in finance and law Henry did much to establish two great professions, and the location of a permanent court at Westminster and the character of its business settled for England (and for much of the English-speaking world) that common law, not Roman law, would rule the courts and that London, and not an academy, would be its principal nursery. Moreover, Henry’s decrees ensured that the judge-and-jury combination would become normal and that the jury would gradually supplant ordeal and battle as being responsible for the verdict. Finally, the increasing use of scutage, and the availability of the royal courts for private suits, were effective agents in molding the feudal monarchy into a monarchical bureaucracy before the appearance of Parliament.


Henry II and Thomas a Becket

Henry II (1154-89) was the son of Queen Maud and Geoffrey of Anjou. He took as his emblem the "sprig of broom" of the House of Anjou, which in the French of the day became "plant a genet", or Plantagenet. Henry was a good administrator, but he had a terrible temper, which would get him into trouble. He razed unlicensed castles that had sprung up during the anarchy of the civil war, and reclaimed many of the rights and powers of the crown that had laxed.

Becket
Henry's carousing chum and chief administrator was a cleric by the name of Thomas Becket (sometimes wrongly called Thomas a Becket). When the See of Canterbury fell empty in 1162 Henry convinced a very reluctant Becket to become the new Archbishop.

Henry, of course, assumed that his friend would be sympathetic to the royal cause in the escalating battle between church and state. He wasn't. Thomas underwent a change of character as Archbishop. He was ostentatiously severe and strict in his observance of church law. He wore a penitential hair shirt under his vestments, and had his underlings flog him frequently. More importantly, he opposed Henry over the question of the supremacy of ecclesiastical courts. (See The Constitutions of Clarendon)

Criminous Clerks
At that time anyone in orders could only be tried in church courts. In practice, the number of clerics was huge, including several levels of lay priests and clerks. Henry, anxious to assert the power of royal justice, claimed that the "criminous clerks" should be tried in royal courts. To his surprise, Becket refused to agree.

Becket's Death
The Archbishop fled to France after defying Henry. They eventually were reconciled with the aid of the pope, and Becket returned. He immediately infuriated Henry by excommunicating those bishops who had prudently supported the king during Becket's exile. Henry flew into one of his famous rages. Four knights, perhaps seeking to curry favour with the king, rode from Westminster to Canterbury and killed Becket in front of the main altar of the Cathedral when he refused to relent.

Henry's Penance
Henry, full of remorse, did penance imposed by the pope. He walked to Canterbury Cathedral in sackcloth and ashes and allowed himself to be flogged by the monks there. He also gave way for the moment on the question of court authority.

Consequences of Becket's Death
Becket's martyrdom did Canterbury Cathedral no harm at all. In a very short time, miraculous cures began to be reported at his tomb. The old Cathedral burned down in 1174, and it was the growing popularity of Becket's shrine as a place of pilgrimage that paid for the rebuilding. Much of the magnificent Cathedral that we see today was built on the proceeds of gifts and the sale of "official souvenirs" at the shrine during the next few hundred years. Canterbury became one of the most visited pilgrimage sites in western Christendom.

Legal Reforms
Henry introduced several major reforms. Prior to 1166 trial by ordeal was a common way of determining guilt or innocence in criminal cases. Under this system, an accused person might have to pick up a red hot bar of iron, or pluck a stone out of a boiling cauldron. If their hand had begun to heal after three days they were considered to have God on their side, affirming their innocence. One has to wonder how many "not guilty" verdicts were rendered by this system!

Henry replaced this rather painful system with a jury of 12 men. He also introduced the first personal property tax. At the same time, he forced Wales to at least nominally acknowledge the sovereignty of the English crown.

The Devil's Brood
Henry was not so lucky in his family life. He was married to the forceful Eleanor of Aquitaine, and in their squabbling she turned his sons Richard, John, and Geoffrey against him. The "Devil's Brood" intrigued, fought,and rebelled against their father. In the end, the crown went to Richard while John "Lackland" received nothing. Geoffrey received even less He died before his father.

Related:
The Constitutions of Clarendon
Medieval Britain - from 'A History of the British Nation' (1912)
Medieval attractions in Britain (places to see tagged with 'medieval')


Henry II

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Henry II, also called (until 1547) Duke (duc) d’Orléans, (born March 31, 1519, Saint-Germain-en-Laye, near Paris, France—died July 10, 1559, Paris), king of France from 1547 to 1559, a competent administrator who was also a vigorous suppressor of Protestants within his kingdom.

The second son of Francis I and Claude of France, Henry was sent with his brother Francis, the dauphin, as a hostage to Spain in 1526 and did not return to France until 1530, after the conclusion of the Peace of Cambrai. When the dauphin died in 1536, Henry became heir to the throne. Strong differences between Henry and his father were accentuated by the rivalry between Henry’s mistress, Diane de Poitiers, and the king’s, Anne, Duchess d’Étampes, as well as by Henry’s continuing support of the constable Anne de Montmorency, who had lost favour with the crown. Henry’s reputation has suffered by contrast with his father’s brilliance, and his melancholy made his character unsympathetic. Although he continued many of his father’s policies, he dismissed many of his father’s ministers and raised Montmorency and the house of Guise to favour.

Upon his accession, Henry undertook administrative reforms. The functions of the different sections of the king’s council became more specialized the commissaries sent into the provinces “to exercise the king’s orders” were the forerunners of the intendants and intermediary tribunals were established between the local justices and the parlements (high courts). In foreign affairs Henry continued his father’s warfare against the Holy Roman emperor Charles V. He signed the Treaty of Chambord in 1552 with the German Protestant princes, promising them troops and subsidies in return, they agreed to France’s taking the bishoprics of Metz, Toul, and Verdun. Though Henry made a truce with Charles in 1556, war was soon resumed when a French expedition was sent into Italy under François, Duke de Guise (1557). The Spanish in the Netherlands, however, besieged the town of Saint-Quentin in Picardy, and Montmorency was defeated in an attempt to relieve it. After Guise had somewhat improved the situation by taking Calais, Guînes, and Thionville, the financial difficulties of both France and Spain and Henry’s desire to fight Protestantism in France led to the Peace of Cateau-Cambrésis (1559).

A bigoted Roman Catholic, Henry was rigorous in the repression of Protestantism, which was approaching the zenith of its power in France. In 1547 he created the Chambre Ardente in the Parlement of Paris for trying heretics. His Edict of Écouen (1559) laid the ground for systematic persecution of the Protestants.

The Peace of Cateau-Cambrésis was to be cemented by the marriages of Henry’s daughter Elizabeth and his sister Margaret to Philip II of Spain and to Emmanuel Philibert of Savoy, respectively. In a tournament during the festivities, Henry was hit in the head by a lance of Gabriel, Count de Montgomery, captain of the Scottish guard, and died 10 days later. He left four sons by his marriage to Catherine de Médicis: the future kings Francis II, Charles IX, and Henry III and François, Duke d’Alençon and later Duke d’Anjou. In addition to Elizabeth, he had other daughters by Catherine—Margaret, who married Henry of Navarre (the future Henry IV), and Claude, who married Charles III the Great, Duke of Lorraine. One of his natural children was Diane de France, who was legitimatized.


April 2, 1559 The Peace of Cateau-Cambrésis is signed between Henry & Elizabeth I. Under its terms, France restored Piedmont and Savoy to Duke Emmanuel Philibert, but retained Saluzzo, Calais, and the bishoprics of Metz, Toul, and Verdun. Spain retained Franche-Comté.

April 3, 1559 The very next day Henry signs this same peace with Phillip II of Spain. Two marriages resulted from this: Henry’s sister Margaret married Emmanuel Philibert, Duke of Savoy, and Henry’s eldest daughter Elisabeth married Phillip II.


The death of Henry II, King of France (1519–1559). From myth to medical and historical fact

On 30 June 1559, Henry II, King of France, was mortally wounded in the head by a lance during a jousting match. Despite the best efforts of his physicians, Ambroise Paré and Andreas Vesalius, King Henry died 11 days later. This article, based on previously unpublished evidence, aims at examining the historical account of his death against modern medical practice to establish the probable cause of the king’s death. We also discuss what treatments the doctors in the sixteenth century may have had to offer. Historical accounts of the joust provide details of the incident including the position of the visor of the king’s helmet. Descriptions of the wood fragments removed from the right orbit by Italian observers and a new translation of the autopsy by Andreas Vesalius allow an accurate description of the actual injury. Our research counters previous theories and concludes that Henry II was the victim of craniofacial trauma involving the right eye and that he died from periorbital cellulitis caused by a retained foreign body in the wound, complicated by a left interhemispheric empyema preceded by a traumatic interhemispheric haematoma. It would appear that the royal court doctors advocated a wait-and-see strategy, with little actual input from Ambroise Paré or Andreas Vesalius, with a clearly regrettable outcome.

This is a preview of subscription content, access via your institution.


Timeline of King Henry II

Timeline of Key Dates: Timeline of King Henry II - Key events

r.1154 1189: The reign of King Henry II of England. He was was the son of Queen Matilda and Geoffrey of Anjou and the Grandson of King Henry I

1133: Henry, was born on March 5, 1133

1135: December 22: Stephen de Blois (King Stephen) seized the English throne throne from his Henry's mother Matilda, who was the rightful heir as the daughter of King Henry I of England

1147: Matilda gave up her fight for England and she conceded the throne to Stephen

1147: The eldest son of Matilda, Henry, attempted to invade England but he failed

1149: Henry again attempted to invade England but he was driven back to Normandy by Stephen

1149: May 22 - Henry was knighted at Carlisle by David, King of the Scots.

1150: Henry was given the title of Duke of Normandy by his father.

1152: Henry married Eleanor of Aquitaine on 18 May 1152. This made him powerful and wealthy

1153: Henry once again invaded England and Stephen was forced to agree a truce and that Henry, the son of Matilda, should be heir to the throne of England instead of his own son, Eustace. Eustace the son of Stephen was furious and continued the fight but he died suddenly on August 17

1154: November 6 - The Treaty of Wallingford. The agreement of the succession of Henry, after Stephen, was witnessed by the English Knights Templar.

1154: October 25, 1154. Stephen died in Dover

1154: December : Henry landed in England from Normandy

1154: His coronation was on 19 December 1154 when he was crowned at Westminster Abbey as King Henry II of England

1154: The Grand Master of Knights Templar, Andr de Montbard, superintended the Masons in England and built their Temple in Fleet Street, London

1154: 1154 Thomas Becket was appointed as Chancellor of England. Beckett and Henry became good friends

1155: Henry the Young King (1155 1183) was born at Bermondsey Palace in London - the first of the seven children who born to King Henry II and Eleanor of Aquitaine

1156: The second child of Henry and Eleanor was born - Matilda, Duchess of Saxony (1156 1189)

1157: The third child and second son of Henry and Eleanor was born at Oxford. He would later become King Richard I (1157 1199) the Lionheart

1158: The fourth child and third son of Henry and Eleanor was born - Geoffrey, Duke of Brittany (1158 1186)

1161: Thomas Becket was appointed Archbishop of Canterbury

1161: The fifth child of Henry and Eleanor was born - Leonora of England (1161 1214)

1163: July Council at Woodstock: King Henry II and Thomas Becket argue over the control of payments to Sheriffs. Becket was opposing the King - the once close friends became enemies

1163: October the Council of Westminster: Henry put forward plans to reduce the power of the Church by merging Church courts with the English judicial system. Becket opposed Henry's plans

1164: October meeting at Northampton: King Henry planned to accuse Becket of being a traitor

1165: The sixth child of Henry and Eleanor was born - Joan Plantagenet (1165 1199)

1167: The seventh child and fourth son of Henry and Eleanor was born at Oxford - John (1167 1216) who became King John

1169: Jan 6 - King Henry II, King Louis VII of France and Thomas Becket met at Montmirail. Becket submits to Henry excepting only on point and negotiations fail

1170: December 1: Becket returned to Canterbury and excommunicated Henry

1170: Richard de Hastings, the Master of the English Templars, attempted to reconcile the differences between King Henry II and Thomas Becket

1170: Jul 22: Becket and Henry meet at Freteval where as show of friendship is made and Becket's power is partially restored

1170: December 1: Becket returns to Canterbury and threatens to excommunicated Henry for attempting to oppose and reduce the power of the church

1170: Henry was in Normandy when he heard the news. Henry went into a fit of temper where he raved and ranted against Becket asking why no one would rid him of Becket

1170: December: Four knights took Henry at his word and travelled to England to deal with Becket

1170: December 29: The four knights found Becket inside Canterbury Cathedral and killed him

1171: January 1 - King Henry is told of the murder of Becket

1173: February 21: Thomas Becket was canonised by Pope Alexander III

1173: English Barons rebel against King Henry. Henry argues with all of his sons

1173: Henry begins his notorious affair with Rosamund Clifford - 'Fair Rosamund'.

1173: Queen Eleanor of Aquitaine plots against King Henry involving her sons in the disputes leading to the younger Henry launching the Revolt of 1173-1174
Henry (the Young King), Geoffrey joined Richard in Paris in an effort to rise up against their father

1173: King Henry orders the arrest of his wife and Eleanor was treated as a prisoner for the next 15 years, although she was still expected to fulfil any duties required of her. His sons never forgave Henry for this treatment of their mother

1174: July 7 - The Whipping of Henry II: Henry II was whipped by the monks of Canterbury as penance for the part he played in the death of St Thomas a Becket even though he had been cleared of any involvement in the murder of Thomas Becket

1179: Richard argued with his brothers and joined his father King Henry II to subdue Henry the Young King, Geoffrey and the barons

1183: June: Henry the Young King died of dysentery and Richard became heir to the throne of England

1189: Date when King Henry II died: 6 July 1189 at the Chateau Chinon. King Henry II was buried Fontevraud Abbey

King Henry II was succeeded by his sons as King Richard the Lionheart and King John

Timeline of King Henry II
Each section of this Middle Ages website addresses all topics and provides interesting facts and information about these great people and events in bygone Medieval times including the Timeline of King Henry II. The Sitemap provides full details of all of the information and facts provided about the fascinating subject of the Middle Ages!

Timeline of King Henry II

  • Middle Ages era, period, life, age and times
  • Interesting Facts and information about Timeline of King Henry II in the Middle Ages
  • Timeline of King Henry II
  • Major events in the history via the Timeline of King Henry II
  • Key dates and events in this time line

Archbishop Thomas Becket is murdered

Archbishop Thomas Becket is brutally murdered in Canterbury Cathedral by four knights of King Henry II of England, apparently on orders of the king.

In 1155, Henry II appointed Becket as chancellor, a high post in the English government. Becket proved a skilled diplomat and won the trust of Henry, who nominated him as archbishop of Canterbury in 1162. The king hoped his friend would help in his efforts to curb the growing power of the church. However, soon after his consecration, the new archbishop emerged a zealous defender of the jurisdiction of the church over its own affairs. In 1164, Becket was forced to flee to France under fear of retaliation by the king.

He was later reconciled with Henry and in 1170 returned to Canterbury amid great public rejoicing. Soon afterward, against the objections of the pope, Henry had his son crowned co-king by the archbishop of York, and tensions again came to a head between Becket and Henry. At this time, perhaps merely in a moment of frustration, the king issued to his court the following public plea: “What a parcel of fools and dastards have I nourished in my house, and not one of them will avenge me of this one upstart clerk.” A group of Henry’s knights took the statement very seriously, and on December 29, Thomas Becket was murdered in Canterbury Cathedral.

The Christian world was shocked by Becket’s death, and in 1173 he was canonized a Catholic saint. In 1174, Henry was forced to do penance at his tomb, and his efforts to end the separation between church and state ceased. In 1220, Becket’s bones were transferred to Trinity Chapel in Canterbury Cathedral, which later became a popular site of English religious pilgrimage.


Ver el vídeo: carlos tormo vs francisco duran - final torneo futuros campeones